Por qué estudiar en la UDEP?

Este lunes 17 de agosto a las 10.55 am, nuestros alumnos promocionales tendrán la oportunidad de recibir una información muy importante con profesionales de la Universidad Privada de Piura, con la interesante Conferencia: ¿Por qué estudiar en la UDEP?. En ella, se podrán disipar muchas dudas y realizar las consultas necesarias.

Esta conferencia se realiza en coordinación con el departamento de TOE y los profesores tutores de nuestra Institución Educativa.

No lo olvides, estudiante de 5to grado, este lunes 17 tienes una importante cita con la Universidad Privada de Piura.

Lunes 29 de junio feriado

Estimados padres de familia, se les recuerda que, de acuerdo a la Calendarización Anual realizada a principios del Año Lectivo, el día lunes 29 de junio es declarado Feriado a nivel Nacional, por tal motivo, las labores académicas virtuales serán retomadas el día martes 30 de junio.

Atentamente

LA DIRECCIÓN

Recomiendan actualizar ZOOM para poder seguir con las sesiones virtuales.

Descripción general

A partir del 30 de mayo de 2020, todos los clientes de Zoom deberán emplear la versión 5.0 o posteriores para poder unirse a una reunión, dado que estas incorporarán cifrado GCM para todas las reuniones de Zoom.

  1. Puede actualizar su versión ahora desde nuestro Centro de descargas. Para obtener más información, consulte el vídeo de instrucciones.
    O bien:
  2. Recibirá una notificación para actualizar la versión cuando intente unirse a una reunión a partir del 30 de mayo de 2020. Cuando la reciba, siga las instrucciones proporcionadas.

Información completa

“Levanté la mirada y vi los cerros moverse como olas del mar”: Sobreviviente del terremoto de Áncash

La tarde del 31 mayo de 1970 miles de personas murieron a causa del sismo y de un posterior alud, siendo la mayor tragedia de la historia republicana del Perú.

La tarde del domingo 31 de mayo de 1970 a las 3:23 pm la tierra tembló en Áncash y provocó un alud dejando muerte y desolación a su paso. Nunca se supo cuántas personas murieron ese día, solo que fueron miles, ya que pueblos enteros desaparecieron.

Medio siglo después la tragedia se recuerda. La Municipalidad Provincial de Huaraz buscó a los sobrevivientes del terremoto de 1970, para que cuenten su testimonio a la población y esta tome conciencia sobre el daño que puede causar un nuevo sismo.

Mi nombre es Alfredo Gómez Martínez, yo vivía en Huaraz y tenía 6 años cuando sucedió el terremoto, recuerdo que nuestros padres y los jóvenes estaban pendientes de la inauguración del mundial México 70.

Nosotros, los niños, que vivíamos en la cuadra 9 del sector Caraz, estábamos jugando un partido, cuando de repente sentí un ruido que parecía venir de las entrañas de la tierra, entonces levanto la mirada hacia la cordillera negra y observé que los cerros se movían como las olas del mar, y en paralelo empezó otro movimiento fuerte y acompañado con un ruido, como cuando golpean con 2 tablas.

Me acuerdo que mi madre logró salir de la casa y empezamos a correr, en el trayecto observé que las piedras saltaban, como cuando el maíz salta en la olla cuando lo tuestas, y la tierra se abría y cerraba.

Cuando llegamos a un punto de seguridad ya pasado el temblor, la gente se arrodillaba y pedía al señor que aplacara su ira y perdone sus pecados.

Veía que las personas corrían, unos venían con heridos, otros con familiares que habían fallecido; fue algo terrible ver la desesperación de la gente.

Como yo tenía 6 años, pensaba que era el fin del mundo, pensé que Dios bajaría del cielo en cualquier momento para juzgarnos por nuestros pecados.

Siempre me viene a la mente de que durante toda la noche la gente andaba con linternas, con mechones; iban y venían con heridos y fallecidos. Algunos heridos por falta de auxilio fallecían.

Pasamos esa noche y cuando amaneció mi madre nos dijo vamos a casa, me cubrió la cabeza con una frazada para no ver lo que pasaba en el trayecto, pero yo me acuerdo que, en la Av. Agustín Gamarra con el cruce de la Alameda Grau, logré ver que se habían apilado los cadáveres unos encima de otros, algunos cubiertos con sábanas, frazadas y otros no.

El 2 de junio mis tíos de Recuay llegaron y se sorprendieron al encontrarnos vivos a todos, porque nos cuentan que el 31 de mayo estaban en la chacra concluyendo la cosecha de papa y al momento del terremoto ellos vieron que en Huaraz se levantaba una gran polvareda y pensaron que nosotros habíamos fallecido.

Entonces se tomó la decisión de irnos a Recuay, como todas las vías estaban destruidas, nos fuimos caminando, en el trayecto veía como la gente había improvisado sus carpas en sus chacras, con frazadas para cuidarse del frio. Llegamos a las 10 de la noche a la casa de nuestros familiares.

Los días siguientes empezó a llegar la ayuda, llegó el ejército y como no había acceso por las carreteras, la ayuda llegaba en aviones. Sobrevolaban a media altura y soltaban ropa, frazadas y alimentos en paracaídas; todos corríamos por cosas, y así pasamos gran parte del tiempo. Eso es lo que recuerdo de aquellos días.

Finalmente decirles que Huaraz es un pueblo grande, hermoso, de gente solidaria y no se merece lo que tiene ahora, debería ser mejor; los huaracinos lo vamos a hacer, vamos a verlo renacer como el ave fénix.

Fuente: RPP